La educación en el Golden Retriever no es muy complicada de realizar ya que son perros mansos y con un buen carácter siendo una raza de perro muy fácil de entrenar y con una gran capacidad de aprendizaje.

Destacan frente a otros perros en que esta raza es capaz de aprender más cosas en menos tiempo si se compara con otros cánidos y además al ser un perro con un carácter manso no precisa de un entrenamiento que deba de ser estricto ni mucho menos.

Aprender cómo educar a un Golden Retriever no supone tener ninguna habilidad especial aparte de la constancia y entrenarles desde cachorros predispone a la mascota a un mejor aprendizaje en el futuro.

Educar a un Golden Retriever es fácil a través del juego y no a través del castigo y es un animal que tiene gran capacidad para aprender nuevos hábitos y tareas, y de ahí que sea una de las primeras razas a elegir para trabajos de perros de rescate, detectores o también en terapias sociales para ayudar a las personas gracias a la afectividad que ellos muestran.

Desde pequeños empezaremos a mostrar que somos los líderes y esto es algo muy importante no solo con esta raza, sino con todas las razas de perros que hay.

la educacion en los golden retrievers

Es fundamental empezar con una buena educación desde que son cachorros

La importancia de la educación apropiada

Muchos dueños de animales educan a sus mascotas siendo demasiado estrictos con ellos o en ocasiones dejándoles demasiada libertad y aunque sea cierto que el perro es el mejor amigo del hombre la educación y que sigan algunas reglas básicas es muy importante para tener una buena convivencia.

Cuando el perro realiza una acción correctamente debemos de premiarlo y hacerles sentir bien mediante el elogio. Esto se hace de modo inmediato para que el perro vea que su acción tiene consecuencias positivas.

Además de darles una golosina algo que resulta más efectivo si cabe es acariciarles cada vez que hagan una acción correctamente. Rascar y acariciar a la mascota cuando haga bien alguna acción es algo muy positivo.

La consistencia es la clave

Muchas veces el dueño del perro permite cosas al animal del estilo subirse al sofá, a la cama etc…solo está en nuestra mano ser constantes con el perro y en los límites que le pongamos, con el fin de tener una buena convivencia y que nuestra mascota conozca su lugar y sus límites dentro de la manada.

La clave es ser consistente y tener paciencia, hablando con tranquilidad al perro hasta que realice la acción que deseamos. Una vez que el perro ha realizado una acción o se ha colocado en la posición que le hemos ordenado recibirá su elogio y/o recompensa.

El error de humanizarles

como educar a un golden retrieverUno de los errores que cometen los dueños, especialmente aquellos que viven solos con el animal es humanizar al perro. Los perros se acaban adaptando a los procesos que son frecuentes en la conducta de los humanos pero al mismo tiempo necesitan seguir teniendo el derecho a sus comportamientos animales y son muy necesarios para tener un buen equilibrio psicológico.

De modo que es importante no tratar al perro como a un humano en el sentido de no vestirle, permitirle que coja comida como si se tratara de uno de nosotros o que realiza acciones que corresponden a los humanos etc…

La actividad física

Los Golden Retriever necesitan dar largos paseos y correr si es posible ya que son perros que precisan mucha actividad física. Si les damos paseos de menos de media hora en los que apenas realizan actividad física no estaríamos haciendo bien las cosas.

Es importante hacer que juegue, que corra y que practique ejercicio para lo cual cada vez que saliéramos con ellos es recomendable llevar algún juguete.

La actividad física es muy importante para mantener a raya la ansiedad del perro y para que tenga una buena salud tanto física como mental.

Exigir metas alcanzables

No podemos pretender que en cuestión de días el perro sea el obediente perfecto, eso es imposible. Si estamos enseñando a hacer algo al perro, debemos de pensar en si podemos hacerlo mejor que antes para poco a poco, ir mejorando las enseñanzas, de modo que no se debe de estar bajo una presión exigiéndonos y exigiendo a nuestra mascota más de lo que debamos.

Es más importante que nos centremos en los avances aunque sean pequeños que no en lo que sería lo perfecto.

La clave está en ser constantes y en que poco a poco el perro vaya reaccionando y obedeciendo y esto es algo que se va construyendo poco a poco con disciplina, amor y perseverancia.

Video sobre cómo educar a un cachorro